Llámenos

(+34) 961

Beneficios de los alimentos de origen vegetal

Beneficios de los alimentos de origen vegetal.

  • Prevención de cáncer. ...
  • Prevención de enfermedades cardíacas. ...
  • Control de la hipertensión. ...
  • Prevención de la diabetes. ...
  • Prevención de cálculos renales y biliares. ...
  • Prevención de la osteoporosis. ...
  • Mejora del asma bronquial. ...

Las dietas vegetarianas están asociadas con un menor riesgo de cardiopatía isquémica, hipertensión, diabetes tipo 2, obesidad y algunos cánceres.
Además, se ha demostrado que las dietas vegetarianas bajas en grasas, en combinación con otros factores de estilo de vida saludable, son eficaces en el tratamiento de estas enfermedades.
La baja ingesta de alimentos que contienen grasas saturadas y colesterol, y el alto consumo de verduras, frutas, cereales integrales, verduras, frutos secos y semillas, y productos de soya ricos en fibra y antioxidantes son componentes de una dieta vegetariana que contribuyen a la reducción de enfermedades crónicas.

Prevención del cáncer
La dieta vegetariana previene el cáncer. Muchos estudios muestran que los vegetarianos tienen un 50 por ciento menos de riesgo de morir de cáncer que los no vegetarianos.
Asimismo, el número de casos de cáncer de mama es mucho menor en países como China, donde la dieta se basa en el consumo de verduras.

Curiosamente, las mujeres japonesas que siguen una dieta no vegetariana, en lugar de su dieta tradicional, tienen ocho veces más riesgo de desarrollar cáncer de mama.
Los vegetarianos también se ven menos afectados por el cáncer de colon. Lo que se come del animal casi siempre es rico en grasas y muy bajo en fibra.
La carne y los productos lácteos contribuyen a muchos tipos de cáncer, incluidos los cánceres de colon, mama, próstata y otros órganos.
El cáncer de colon se ha relacionado directamente con el consumo de carne.
Las dietas ricas en grasas estimulan la producción de estrógenos, en particular estradiol, cuyos niveles elevados se asocian con el cáncer de mama.
Un estudio reciente mostró una asociación entre el consumo de productos lácteos y un mayor riesgo de desarrollar cáncer de ovario.
Los vegetarianos evitan la grasa animal asociada con el cáncer y consumen mucha fibra y vitaminas, los cuales son factores que previenen el cáncer.


Enfermedad del corazón
La dieta vegetariana también previene las enfermedades cardíacas. La carne es la principal fuente de grasas saturadas y fuente de colesterol en la dieta. Los vegetarianos evitan estos productos de alto riesgo para su sistema cardiovascular.
Además, la carne no contiene fibra, lo que ayudaría a reducir los niveles de colesterol.
La dieta vegetariana, baja en grasas y alta en fibra, asociada con modificaciones en el estilo de vida, como el ejercicio y dejar de fumar, puede revertir el proceso de la aterosclerosis.

Hipertensión
Ya a principios de siglo, los nutricionistas notaron que aquellos que no comían carne mantenían una presión arterial más baja.
También se descubrió que solo dos semanas de una dieta vegetariana eran suficientes para reducir la presión arterial, independientemente de los niveles de sodio en la dieta.

Diabetes
Los estudios de observación muestran que la frecuencia de la diabetes tipo 2 es de 1.6 a 2 veces menor en los vegetarianos que en la población general.
Los estudios clínicos demostraron que las dietas vegetarianas conducen a una mayor pérdida de peso y una mayor reducción de la glucosa en sangre en ayunas.
La diabetes insulinodependiente se puede controlar y, a veces, curar con una dieta vegetariana baja en grasas y ejercicio diario.
La dieta baja en grasas pero rica en fibra y carbohidratos complejos permite una acción de la insulina más eficaz, con un control más fácil de los niveles de azúcar en sangre.
En la diabetes insulinodependiente, la dieta vegetariana no elimina la necesidad de inyectarse insulina, pero permite reducir la cantidad de este fármaco.

Cálculos renales y biliares
Se ha demostrado que la dieta vegetariana reduce el riesgo de formación de cálculos biliares y renales.

Las dietas ricas en proteínas, especialmente proteína animal, inducen la eliminación a través de la orina de calcio y ácidos oxálico y úrico, que son precisamente los componentes fundamentales de los cálculos renales.
Asimismo, se ha encontrado una relación entre la formación de cálculos biliares y la ingestión de grandes cantidades de colesterol y grasas, típica de las dietas cárnicas.

5 cosas que no sabías sobre salud

Praesent euismod felis quis suscipit fermentum. Nam facilisis nunc at purus laoreet, in mollis magna volutpat. Mecenas posuere, quam vitae sollicitudin viverra, eros mauris ultricies massa, et bibendum arcu felis sed tortor. Duis arcu orci, posuere viverra ultrices vitae, sagittis vel dolor. Vivamus varius pellentesque fermentum. Nunc a nulla mollis, aliquam est non, condimentum nibh. Nam vitae laoreet elit. Quisque pellentesque feugiat aliquam. Phasellus faucibus euismod mauris, in feugiat risus finibus pharetra. Nulla id porttitor libero, et pellentesque diam.

Osteoporosis
Por razones similares, los vegetarianos tienen un riesgo menor de osteoporosis. Dado que los productos de origen animal inducen la descalcificación de los huesos, comer carne promueve la osteoporosis.
La osteoporosis es menos común en los países donde predomina el vegetarianismo, en comparación con los Estados Unidos, aunque en este último país la ingesta de calcio es mayor.

Asma bronquial
Un estudio sueco de 1985 mostró que los asmáticos que lograron mantener una dieta vegetariana durante un año experimentaron una reducción dramática en la frecuencia y severidad de sus ataques y en su consumo de medicamentos. Veintidós de las veinticuatro personas estudiadas notaron una mejora en su enfermedad.

Preocupaciones por la dieta vegetariana
A algunos les preocupa que una dieta vegetariana no pueda satisfacer los requisitos nutricionales del cuerpo humano. La realidad es que es fácil mantener una nutrición adecuada mediante una dieta vegetariana, que asegura una cantidad suficiente de proteínas.
Además, no es necesaria ninguna combinación especial de comidas para obtener las proteínas necesarias, como lo garantiza cualquier combinación vegetariana.

Es cierto que la dieta vegetariana tiene un contenido de proteínas menor que una dieta a base de carne, pero esto es una ventaja.
El exceso de proteína está asociado con la formación de cálculos renales, osteoporosis y posiblemente enfermedades cardíacas y cáncer.
Una dieta a base de legumbres, cereales, frutas y verduras contiene la cantidad necesaria de proteínas. No es necesaria una ingesta excesiva de proteínas de las dietas cárnicas.
Es fácil obtener calcio de una dieta vegetariana, ya que está contenido en muchas verduras y frijoles de color verde oscuro. Los cereales, legumbres y frutas contienen una cantidad significativa de hierro.

Vitamina B12
Aquellos que no comen carne, huevos o productos lácteos tienen más dificultades para obtener la cantidad necesaria de vitamina B12.
Las bacterias que producen esta vitamina crecen en el suelo y se encuentran entre las raíces, por lo que un vegetariano puede obtenerla comiendo miso y tempeh, que se consumen ampliamente en los países asiáticos.
La industrialización y los estándares higiénicos modernos han llevado a una reducción de las fuentes de vitamina B12, que abunda en la carne.

Pocos vegetarianos desarrollan una deficiencia de B12.
Sin embargo, es mejor tener una fuente adicional de la misma, para lo cual se recomiendan cereales fortificados o leche de soja, o vitaminas.
Esto es especialmente importante para las mujeres embarazadas y lactantes. Dieta vegetariana durante el embarazo, la lactancia y la alimentación infantil

Las necesidades nutricionales aumentan con el embarazo.

Se ha comprobado que la dieta vegetariana contiene todo lo necesario para un embarazo, pero que tanto las mujeres embarazadas como las lactantes deben complementar su dieta con vitaminas B12 y D.

La mayoría de los médicos también recomiendan suplementos de ácido fólico y hierro en estos casos, pero los vegetarianos consumen una mayor cantidad de ácido fólico que los que ingieren dietas de carne.
Las mujeres vegetarianas sufren menos preeclampsia durante el embarazo y producen leche más pura después.
El análisis de la leche de una madre vegetariana muestra un menor contenido de contaminantes del medio ambiente.
Se ha encontrado que en familias con alta incidencia de problemas alérgicos, si la mujer mantiene una dieta vegetariana durante el embarazo, se reduce la incidencia de alergia en su descendencia.